Bodas y tradiciones

Claro, por supuesto que cuando dos personas se casan las dos deben ser las protagonistas. Pero señoras y señores, seamos realistas y aceptemos las cosas como son. Cuando vamos a una boda entre una mujer y un hombre, todos sabemos que la principal protagonista es… ¡ELLA! Siempre habrá algún invitado que se fije en el novio, en su cara al ver entrar a la novia en la ceremonia, en su traje y en sus detalles, pero el 90% de los invitados estará pendiente de la novia. ¿Cómo será su vestido? ¿Qué complementos llevará? ¿Los zapatos serán blancos o de color? y un largo etcétera.

Dicho esto, vamos a centrarnos por lo tanto en la preciosa novia, porque sí, todas las novias son y están preciosas, con o sin el vestido pertinente. Y si hablamos de ellas tenemos que hablar de ciertas tradiciones de España que nos encantan y que la mayoría de chicas suelen querer seguir, ya sea por su significado o bien por simple ilusión por cumplirlas (puedes ver aquí algunos ejemplos). La primera tradición es llevar algo nuevo, eso es fácil porque la mayoría suelen estrenar el vestido, aunque cada vez más son las chicas que optan por alquilarlo, un ahorro importante todo sea dicho.

Lo segundo a llevar es algo prestado, pero lo debe prestar alguien que esté casada ya que el significado de eso es que la novia tenga un matrimonio tan feliz como la mujer que le está prestando algo suyo.

En tercer lugar hay que llevar algo azul. El significado sería que el azul es la pureza. No vamos a ahondar en este punto… Simplemente decir que cada vez son más las novias que se arriesgan con zapatos azules (aunque hay una gran gama) o bien ramos que combinen flores de este color.

Por último, algo viejo, que no es lo mismo que prestado. En este caso el objeto recibido no hay que devolverlo, es un regalo, y debe ser un objeto usado. Pueden ser las joyas, los tocados, un complemento del vestido.

Como veis lo de casarse tiene su gracia. ¿Os animáis?